Cuidado con la moto prestada

Cuidado con la moto “prestada”
Se debe tener mucho cuidado cuando prestemos nuestra moto o ciclomotor o
pedimos una prestada. Los siniestros son bastante comunes entre losmotociclistas
principiantes, en particular durante los primeros meses de conducir. Conducir una
moto o ciclomotor desconocidos complica el problema. Si pedimos prestado el
vehículo, familiaricémonos con él en una zona controlada. Y si prestamos nuestro
vehículo a un amigo, tengamos en cuenta que tenga licencia y sepa cómo conducir
antes de permitirle circular en el tránsito.
Si estamos habilitados:
• Revisemos todo lo que revisaríamos en nuestro vehículo.
• Averigüemos dónde está todo, en particular las luces de giro, la bocina,
el interruptor del faro delantero, la válvula de control de combustible y el
interruptor de corte del motor.
• Aprendamos la secuencia de los cambios. Accionemos el acelerador, el
embrague y los frenos varias veces antes de empezar a usar la motocicleta.
Todos los controles reaccionan en forma algo diferente.
• Conduzcamos con mucho cuidado y estémos al tanto de lo que nos rodea.
Acelerar suavemente, doble a menor velocidad y conceder más espacio para
frenar.
Revisemos bien nuestra moto o ciclomotor
Una motocicleta requiere más cuidados que un automóvil. Una falla técnica
menor en un automóvil por lo general no causa más que un inconveniente para
el conductor.
Pero si algo anda mal en la motocicleta, conviene saberlo antes de incorporarse al
tránsito. Revisemos por completo el vehículo antes de usarlo.
• Neumáticos/ruedas – el estado de los
neumáticos, las ruedas y la presión del
aire. Siempre se debe tener presente que la
presión cambia por efecto de la temperatura
(frío o calor)
• Líquidos – Nivel de aceite y otros líquidos.
Los líquidos hidráulicos y refrigerantes una
vez por semana como mínimo. Fíjarse si
debajo de la motocicleta hay indicios de derrames de aceite o gasolina.

La Conducción


POSTURA DEL CUERPO
Para controlar bien una motocicleta o ciclomotor debemos vigilar:
• Postura – Debemos sentarnos de manera que podamos usar los brazos
para maniobrar el vehiculo en vez de para sostenerse erguido.
• Asiento – Debemos sentarnos hacia delante de modo que los brazos queden
ligeramente flexionados cuando sujetemos las empuñaduras del manubrio. Si
tenemos los brazos flexionados podremos ejercer presión sobre el manubrio
sin tener que estirarnos.
• Manos – Sujetemos el manubrio con firmeza para mantener el control sobre
superficies desiguales. Se comienza con la muñeca derecha recta. De esta
manera no se acelerará demasiado accidentalmente. Ajustamos además las
empuñaduras del manubrio para que las manos estén al ras o por debajo
del nivel de los codos. Esto permitirá usar los músculos adecuados para
maniobras de precisión.
• Rodillas – Mantendremos las rodillas contra el tanque de gasolina para
mantener el equilibrio de la motocicleta en las vueltas.
• Pies –Mantendremos los pies firmemente sobre los apoyapiés para mantener
el equilibrio. No arrastraremos los pies. Si el
pie se engancha con algo, podría lesionarse
y perderiamos el control del vehículo.
Mantendremos los pies cerca de los controles
para poder usarlos rápidamente en caso
de necesitarlos. Tampoco apuntaremos la
punta de los pies hacia abajo ya que podrían
atascarse entre el camino y los apoyapiés.
Como resumen general de la postura básica
• Cabeza – levantada, siempre vertical
• Visión – lo más adelante posible, siempre
buscando
• Columna – derecha
28
• Hombros y brazos – relajados
• Codos – ligeramente flexionados
• Muñecas – bajas con relación a la mano
• Manos – en el centro de las manoplas
• Caderas – próximas al tanque
• Rodillas – presionando levemente el tanque
• Pies – paralelos al piso, apuntando al frente
Ser precavido: anticípese a las acciones de los demás
Como conductores no podemos estar seguros de que los demás nos verán y
nos cederán el derecho de paso. Para reducir nuestras posibilidades de tener un
siniestro:
• Asegúrate de que te vean: utiliza ropa adecuada, el faro delantero encendido
y la mejor posición de carril para poder ver y que te vean.
• Comunica tus intenciones: utiliza las señales correctas, aplica la luz de
freno de forma preventiva antes de detenerte.
• Mantiene un márgen de seguridad adecuado: por delante, por detrás, a
ambos lados, al adelantar y cuando te rebasen.
• Identifiquemos y clasifiquemos los diferentes peligros.
• Estemos preparados para actuar:mantengámonos alerta para saber cuando
poner en práctica las mejores técnicas con el fin de evitar un siniestro.
Afin de cuentas no importa quién tiene la culpa si alguien se lesiona en un siniestro
porque el daño ya está hecho y podría haberse prevenido. Nunca olvidemos esto.
Los siniestros casi nunca se deben a una sola causa.
La capacidad de conducir en estado de alerta, tomar decisiones fundamentales y
llevarlas a cabo distingue a los conductores responsables del resto. Recordemos
que depende de nosotros no ser la causa o un participante desprevenido de
cualquier siniestro.
CONTROL BÁSICO DEL VEHÍCULO
Distancia de circulación
El conductor que circule detrás de un vehículo deberá dejar entre ambos un
espacio que le permita detenerse con seguridad en caso de que éste frene de
forma brusca. Además, deberá mantener una distancia lateral adecuada que no
comprometa su seguridad ni la de los demás usuarios de la vía pública.

La distancia adecuada que debemos mantener
con otros vehículos debe tener absoluta relación
entre el tipo de vehículo que nosotros conducimos,
el vehículo que nos precede, el medio ambiente,
la vía y la pericia del conductor.
Tiempo de reacción
Es el tiempo que transcurre desde que el
conductor percibe un estímulo (un obstáculo, una
señal, un ruido) hasta que responde al mismo.
Por ello es importante conducir alerta,percibiendo,
decidiendo y actuando con anticipación. La
velocidad no afecta el tiempo de reacción, pero
sí la distancia de reacción.
Los factores que afectan la capacidad de reacción son: fatiga, sueño, alcohol,
drogas, falta de atención, determinados medicamentos y las comidas abundantes
y pesadas.
El sueño se puede convertir en uno de los mayores riesgos en la conducción. En
un instante podemos pasar de estar despiertos a estar dormidos. El único remedio
para combatirlo es descansar.
Uso de los cambios
(para motos con Caja de Velocidades)
Cuando ponemos un cambio significa mucho
más que simplemente lograr que la motocicleta
aumente de velocidad suavemente.Para conducir
una motocicleta con precaución, es importante
aprender a usar los cambios para frenar con el
motor, para doblar o para arrancar en subida.
Bajemos de cambios con el embrague a medida
que disminuye la velocidad o el vehículo se
detiene. Permanezcamos en primera marcha
cuando estemos detenidos de manera de poder avanzar rápidamente en caso de
necesidad.
Asegurémonos de conducir lo suficientemente despacio cuando cambiemos a un
cambio mas bajo. De lo contrario, la motocicleta se sacudirá y puede que la rueda
trasera derrape. Al conducir en pendiente, cuesta abajo o cambie a primera, es
posible que necesitemos usar los freno para disminuir la velocidad lo suficiente
antes de bajar de cambio sin peligro. Tratemos de soltar el embrague de forma
suave y uniforme, especialmente cuando bajemos de cambio.

Es mejor colocar un cambio antes de entrar en una curva. Es aconsejable no
realizar ningún tipo de cambio de marcha cuando nos encontramos en plena
curva, ya que en vehículos como por ejemplo los de trasmisión a cardán (no por
cadena) podría ocurrir que dicho vehículo haga un movimiento brusco ocasionando
nuestra caída.
Si por causa de fuerza mayor sea necesario hacer un cambio cuando ya se está
en la curva, hacerlo suavemente. Cambiar repentinamente la potencia de la rueda
trasera podría causar un derrape.
Al efectuar giros
A menudo, los motociclistas tratan de tomar curvas o girar demasiado rápido.
Cuando no pueden mantenerse en la curva, terminan cruzándose a otro carril
o saliéndose del camino. Otras veces compensan de más y frenan demasiado
fuerte, causando un derrape y la consiguiente pérdida de control. Acerquémonos
a los puntos de giro y a las curvas con precaución.
• DISMINUYAMOS LA VELOCIDAD –
Desaceleremos antes de entrar a la curva y,
si es necesario, usemos ambos frenos.
• MIREMOS – Antes de girar o doblar, hacia
dónde queremos ir. Giremos sólo la cabeza,
no los hombros y mantengamos la vista a
nivel del horizonte.
• HAGAMOS PRESIÓN – Para doblar, la
motocicleta debe inclinarse el cuerpo. Para
inclinar la motocicleta, debemos hacer
presión sobre el manubrio en la dirección
de giro. Hagamos presión sobre la parte
izquierda del manubrio e inclinémonos
hacia la izquierda para ir hacia la izquierda.
Hagamos presión sobre la parte derecha
del manubrio e inclinemos el cuerpo hacia la
derecha para ir hacia la derecha. Mientras
más rápido vayamos más tendremos que
inclinarnos para doblar.
• ACELEREMOS – Giremos el acelerador
para mantener o aumentar ligeramente la
velocidad. Esto nos ayudará a estabilizar la motocicleta.
En las curvas normales, el motociclista y la motocicleta deben inclinarse al mismo
tiempo y en el mismo ángulo.
En curvas lentas y cerradas, inclinemos únicamente la motocicleta para hacer
contrapeso y mantengamos el cuerpo erguido.

Deja un comentario