Los desafíos y las dificultades pueden ocasionar que tus emociones estallen como fuegos artificiales. ¿Quieres aprender a controlar las emociones?

Las emociones son reacciones que se activan cuando experimentas sentimientos como alegría, enojo, miedo o tristeza.

Cada persona tiene una forma de expresarlos; y tú, ¿cómo reaccionas ante un problema o una situación de estrés?

Lo primero que debes saber es que toda persona puede desarrollar la inteligencia emocional.

Que no es más que la forma en que canalizas tus emociones, es decir, desarrollar la capacidad de medir qué consecuencias tendrías si dejaras que tus emociones te controlaran.

Para que las emociones te dominen, solo basta un detonante, no necesariamente suele suceder en una perspectiva caótica.

Simples escenarios de tu vida como el tráfico, el estrés, lidiar con los niños o pequeños conflictos financieros pueden intervenir en el descontrol emocional.

Cuando logres dominar tus sentimientos, serás capaz de tomar decisiones asertivas, ninguna solución surge de la ira o el enojo.

Sigue estos pasos para controlar las emociones

  1. Ten pensamientos positivos

Toda reacción se ejecuta primero en la mente, así que una forma de controlar las emociones es pensando positivamente.

Dale vuelta al panorama y visualiza la parte positiva del problema, te ayudará a ser optimista y a desarrollar la motivación personal.

Por ejemplo, cambia un “no voy a poder con este inconveniente” por un “es una situación difícil, pero voy a manejarla”.

  1. Realiza una actividad que te distraiga

Ya sabes en su totalidad lo que te está sucediendo, así que no pases todo el día pensando en el conflicto.

Una distracción puede ser un bloqueador de las emociones negativas, también le das un descanso a tu mente y logras calmar la ira.

Para controlar las emociones es recomendable realizar una actividad que desvíe la atención del detonante.

Puedes hacer un ejercicio físico, así liberas endorfinas y te hará sentir mejor, practica el yoga y la relajación.

También puedes buscar formas diferentes de distracción, como salir con amigos, ir al cine o asistir a un concierto.

  1. Reflexiona acerca de tu futuro cercano

Cuando las emociones surgen, olvidas inmediatamente que hay un futuro y que tu comportamiento lo puede afectar.

Al pensar en tu futuro, estás diciendo “hay un mañana y esto pasará”; fomentar el autocontrol es una práctica que debes realizar diariamente.

  1. Escribe tus emociones y cómo te afectan

Sé sincero, reconoce cuáles son tus debilidades y fortalezas; al escribir tus emociones, estás afirmando que puedes actuar con impulsividad.

Antes de acostarte anota cuál es la emoción que te domina y reflexiona sobre cómo puedes controlarla.

  1. Expresa tus emociones

Que aprendas a controlar las emociones no significa que vayas a suprimirlas, solo que las expresarás de manera diferente.

Comunica tranquilamente si algo te enoja, expresa los sentimientos de tristeza.

Un cubo de desperdicios tiene un límite: si no se limpia, se desbordará y ensuciará lo que está a su alrededor.

Así funcionan las emociones, tienes que deshacerte de ellas y no guardarlas en tu interior, exprésalas adecuadamente.

Controlar las emociones es parte de la vida, cuando te encuentres en un conflicto, muestra lo mejor de ti.

Piensa antes de actuar y busca soluciones.